22 de junio de 2008

Mondoñedo


Tierra de silencio y de melancolía al decir de algunos. Y escenario de trágicas historias pocas veces contadas, porque ya se sabe que la historia la escribe el vencedor y suelen olvidársele los pasajes desagradables.

En ese plaza y ante esa catedral dicen que rodó la cabeza del mariscal Pardo de Cela, rebelde a los católicos monarcas, gritando "¡Credo!" según algunas fuentes y "¡Clero!" según otras. A las puertas de la ciudad esperaba su amada, portadora del perdón de los imperiales y entretenida por los secuaces del obispo, mientras el religioso apremiaba la ejecución de la sentencia.



8 comentarios:

Fauve, la petite sauvage dijo...

Y qué rica la tarta XDDD.

Conocí virtualmente a uno que osaba y supongo que seguirá osando ostentar como nick el del mariscal. Más tonto... Fue uno (supongo) de los que me expulsaron de un foro de los muchos de los que fui expulsada :P

Fauve, la petite sauvage dijo...

Y dejando de lado las tartas, que bien es cierto que son sabrosas y deliciosas, Mondoñedo es uno de los sitios más bonitos del mundo.
Sobrecoge pasear por sus calles, a no ser que haga un sol de fuego y un calor de muerte... que entonces es más bello aún pero no da miedo ;-)

Xesca dijo...

NO conozco el lugar, aunque viendo las fotografías puede una hacerse a la idea de un pueblecito tranquilo y precioso. Dejaremos aparte la cabeza rodante que ahí no sé porque de una u otra forma siempre acaba apareciendo la iglesia... ay señor!

Fauve, la petite sauvage dijo...

Pues hazte una excursioncita que merece la pena con creces.
Y si con la Iglesia hemos topado, en Castilla los topillos... bueno, me voy a callar. Que soy atea "pero" muy bien educada ;-)

Fauve, la petite sauvage dijo...

Xesca, ¿tú tampoco estás viendo el partido?
Pues ¡ya somos tres! Aunque yo oigo la tele, y van 1-0 ganando España y ahora mismo follón por un penalty o no sé qué.

xenevra dijo...

Y gritó "credo" no hay duda, el último noble gallego; la última esperanza de resistir a la unificación católica. Mientras, dos hombres malvados disfrazados de monjes entretenían a dona Isabel de Castro, portadora da carta redentora, en el hoy conocido puente del pasatiempo (a ponte do pasatempo).
Por cierto que un vecino del lugar si lo pillas de humor te recita en la misma ponte el romance del mariscal ;))

Que lindas fotos haces, jodíooo
e porque sitios máis chulas andas!!!

Fauve, la petite sauvage dijo...

Sí que son bonitas, sí, pero me da tanta envidia que no me gusta decírselo para ver si así no se dé cuenta... o se cree que no nos gustan, o algo, no sé, porque ¡yo quiero que me salgan así! Ññññññ.

Pero me temo, xenevriña, que ti tes moito que calar nese aspecto (¿aspeto?)

Biquiños aos dous (e aos demáis saúdos para todos).

Fauve, la petite sauvage dijo...

Ay, que se me olvidó una cosa, quería añadir que yo tengo una foto muy parecida a la primera pero del Monasterio de Monfero, chulísima también... pero que no hice yo sino mi pareja, grrrr. Pero como la tengo yo, es mía, muahahahaha, así que a lo mejor la pongo en mi pseudoblog y todo, a ver qué cuento yo del Monasterio, si el estado de descuido y abandono total en que se encuentra, si la belleza del lugar, aún con "selvas" dentro de las estancias y con muroso caídos, si de la ramita que le pedí que me cogiera de los árboles que caen al riachuelillo que por allí pasa y planté en casa en una maceta y... ¡me prendió! y ya hace tres o cuatro años de aquello, y sigue echando brotes, ¡es un milagro!
Al final buscaré un texto bien bonito o un poema que me recuerde alguna asociación de ideas, como siempre.
Ya me lo veréis, a ver si os gusta; aún tengo que buscar la foto (a saber dónde está) y pensar qué texto le va...
Pero no es envidia, no.
XDDDD