21 de octubre de 2009

Adicción



Debe de haber cien mil maneras de sentirse mal. Algunas tienen que ver incluso con el clima. Otras con el estado de las economías. Otras con el de las afectividades, un mundo siempre complejo. Y luego hay otras que casi no se pueden explicar, porque por más vueltas que les des, no acabas de saberlo.


Finalmente están las que se pueden identificar sin ningún tipo de problema. Asumirlas ya es otra cosa. Es aquello de "es que no me soporto", que se siente, pero no se le cuenta a nadie porque nadie lo entendería.


Yo, o este que va conmigo, vaya usted a saber, porque no sé si acabo de conocerlo de verdad, llevo un par de semanas sin pc. O pérsonal compiuter, que dicen los modernos. Y sinceramente, no me soporto. Casi denunciaría al que acaba de escribir estas letras.


Y no lo hago porque no tengo ordenador. ¡Ahí está!


(Y como es "pérsonal", el del trabajo no cuenta, como comprenderéis).

6 comentarios:

ababoll dijo...

No te soportas porque me ñoras!!!!!
Aysssssssss.............

Carmen dijo...

No sabes cómo te entiendo! A mí si me faltara el ordenador no sabría qué hacer de mi vida. También soy una adicta a este imprescindible aparatejo.
Un beso

MGJuárez dijo...

Yo ya no tanto, esa es la verdad. Me sirve, me ayuda, es "mi libreta". Ya me siento capaz de llevar uno pequeño, como de bolsillo. Parar y anotar. Buscar y conocer.

Pero sigo embelasándome por la ventana de la realidad, como siempre, como antes.

Un fuerte abrazo,
Montse.

Carlanoche dijo...

Y que tal si aprovechas para tener una cita contigo? puede resultar bastante ineteresante.
Ya ando por aqui de metiche, te invito a que te des una vuelta por ojosquellamanenlanoche.blogspot.com
me encantaría leer tus comentarios, estoy estrenando.

xenevra dijo...

Opino coma Eme: iso é porque nos añoras. Seino porque cando imos de xuntanzas, trobadas ou encuentrucos, non vas todo o día colgado da PDA.

O peor é o que te añoramos os que non te vemos por aquí. ;)

Bks rapazote desinformatizado.

Belén dijo...

Un abrazo desde el lado contrario del mapa... jaja por aquí también la sensación de sentirse mal suele aparecer... Pero la tristeza andina pesa más y entonces cuando nos invade sólo existimos en medio de montañas y volcanes...
Temporada de lluvias y frío, la cordillera se ve gris y me encanta.