10 de noviembre de 2011

Subliminal



Se le ve opaco. Escondido tras las barbas decimonónicas. Tras las gafas también. Hasta diría que tras los ojos.

No ofrece nada, nunca lo ha hecho. No dice nada. No bebe, no fuma, no juega al balón (¿o sí?) . Es un hombre-no.

No he leído su programa. Lo conozco a él y a los suyos hace tiempo. Paso. Sí que me fijo siempre en sus carteles electorales. Siempre me transmiten un mensaje de peligro inminente. 

Ahora el peligro está tan presente que el cartel tiene una calidad casi telepática. No hay más que mirarlo un par de segundos y en seguida sabes lo que está pensando: 

¡ A ti te voy a joder!

4 comentarios:

Belén dijo...

Ya te lo dije.. sea el que sea quien suba al poder, dile que tiene dos años pa ponerme en orden las cosas! jajaja
ánimos... que después de todo, a lo mejor y hasta sale algo bueno...
abrazos de maíz

xenevra dijo...

E cumprirá a súa promesa, téñoo moi claro. Non transmite nada, non di nada, é anodino... a campaña está feita!! A palabra morreu, a ideoloxía afogou. reinan os cartos dos aristócratas de bordel.

Malulaguna dijo...

Pero la pregunta me asalta.. ¿podremos hacer algo para evitarlo? Con el 25S en el horizonte.. aún me queda un rayito de esperanza...
Malu

Xocas dijo...

Pois non é pouca cousa. Brindo porque esa esperanza teña cumprida satisfaccion. Máis pronto ca tarde, porque xa imos cortos de tempo.
Bicos