22 de mayo de 2008

Difusa

A la espera de la comida en un rinconcito junto a las escaleras hasta que me fijo en esa tela que tamiza el espacio hurtando la profundidad del bar en penumbras.

6 comentarios:

ababoll dijo...

¿Fué la foto la que inspiró el texto?
Parece que ese invento de avisarme funciona.
Te dejo un beso.
m

xenevra dijo...

marabilloso recuncho onde soñar mentres non chegan as viandas.
Só falta saber se a escaleira subía ou baixaba.

Xocas dijo...

Pues si, Eme. No sé qué da dejarla solita sin siquiera unas palabras que le hagan compañía...

Gracias por confirmar.

Bicos.

evabuenosayres dijo...

Bella y misteriosa foto, Xocas.Has logrado captar un instante especial no sólo del lugar, sino de tu alma, que se ha visto conmovida por la belleza de lo que te sugería el juego entre el trasluz y la penumbra, bello el epígrafe, bella la foto. Gracias por enviarmela, siempre es un placer tener noticias tuyas.

Paloma dijo...

La foto me parece especialmente bella.

La hurdimbre de la tela la vuelve lienzo. Y lo importante no es lo que está más allá sino la sensación irreal del que observa a través de ella.

Xesca dijo...

Hurtando el espacio, intencionadamente casi, parece invitarnos a que la levantemos para adentrarnos en ese espacio semi escondido...

Una foto preciosa, aunque todas tus fotos lo son.