15 de mayo de 2008

Paradoja del refugio

Refugio2

Te hicieron daño.

Pisotearon tu manto de poesía armados con la fuerza de su propio vacío aterrador.

Arrasaron tu campo de amapolas como una turba de borrachos.

Entonces levantaste un muro para que no te lastimaran de nuevo.

Ya nadie te encontró.

Ni siquiera quienes querían ayudarte.

Y la tragedia se consumó en tu mundo silente y solitario.

En tu propio refugio.

7 comentarios:

Leonel Muñoz Tigre dijo...

Hola, escribo estas líneas para agradecerle su visita a mi blog... creo que lo primero es decir algunas cosas de mí... soy chileno, profesor de lengua y literatura castellana y, por sobre todas las cosas, un enamorado de la cultura catalana a la que llegué gracias a uno de los más preclaros hijos de esa tierra: el señor JOAN MANUEL SERRAT, si usted habla o entiende el catalán puede visitar mi otro blog: www.jfguixols.blogspot.com en donde podrá encontrar los poemas de mi blog en castellano pero en versión original... ah, eso se me olvidaba, escribo en catalán bajo el seudónimo de Joan Figueres i Guíxols i la página en castellano la creé para que mis hijas puedan leerme...
una cordial salutació des de XILE...

Xesca dijo...

Y te aislaste en tu propio mundo evitando así que nada ni nadie más lograse encontrarte...

El propio refugio, que tal vez acaba siendo cárcel de uno mismo.

Leonel Muñoz Tigre dijo...

Xesca, ¿te refieres a mí o a la persona destinataria de esta entrada?

Xesca dijo...

Lionel, mi respuesta es a la entrada, no a tu comentario.

Siento el enredo, pero de haberme referido a tu comentario te habría hecho referencia para evitar un malentendido.

Al post de Xocas, a eso respondía yo.

Saludos!

Ruy Alfonso Franco dijo...

Excelentes fotografías Sietesoles, ¿son todas tuyas? ¿Qué tipo de equipo utilizas?

evabuenosayres dijo...

Querido amigo Xocas, como siempre tus poemas me emocionan y este especialmente es bellísimo, y tan real...Conozco seres que padecen de ese encierro al que te refieres, que han construído muros infranqueables para evitar el sufrimiento, y es una pena, pues el amor así no puede entrar, y se muere antes del intento.Sigo creyendo que el amor cura las heridas, por eso, y a pesar de que también me han pisoteado mis amapolas, lirios y jazmines... los vuelvo a plantar cada otoño, para gozar más las primaveras.
Te dejo un abrazo.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Ay... no estoy tan segura. Dicen que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, y yo creo que tres, y cuatro, y cinco, y seis, y...
El muro ofrece una rendija y termina abriéndose poco a poco... hasta que de nuevo se cierra.
Quizás es una cuestión de ciclos; pensaré sobre ello.
Besos y más besos.