25 de enero de 2009

Difícil de entender

Hace tiempo que la realidad parece ser algo confuso, una cosa no precisamente muy bien delimitada. Lo real es que nos va bastante mal, pero por acá o por allá, quienes pueden lo disimulan de mil maneras hasta que ya la sensación de lo que te rodea y lo que se pregona se dan de tortas a cada paso.

Quedan algunos reductos de gente joven que se atreve a pensar y a protestar, sin miedo a que los tachen de radicales o extremistas, que siempre hay una etiqueta más o menos conveniente a mano. Y se les da bien hacer carteles, por cierto.

Lo malo es que en un suspiro aparece algún representante del ala no-pensante y en un par de segundos planta encima lo que sería la representación gráfica de eso que se ha dado en llamar "Es-lo-que-hay".

De no ser por la presencia de la Soziedad Alkoholika, uno pensaría que está en Manchester. Pero no. Es Viveiro. Un festival al que denominaron "Resurrection", haciendo gala de la modernidad que se debe no sólo practicar, sino demostrar.

En mis tiempos ayudaba a organizar las fiestas de mi barrio, nido de radicales extremistas donde los haya. Los viejos solían preguntarme qué orquesta se traía ese año. Me pregunto qué pensarían si les respondiera: "All Against the World". Y conozco la respuesta.

1 comentario:

zarabai dijo...

¿Y .... cual sería? ....

Siempre ha habido gente dispuesta a dar la cara para reclamar y protestar ante lo establecido ....

Ahora los jovenes protestan poco, no se si por aburrimiento o por desesperanza ...