9 de marzo de 2007

Mala uva.


Conozco a un tipo que le llama a esto "el desguace". Debe ser que es muy joven y no se lo ha pensado bien, porque me temo que él tampoco se va a librar. El ambiente aquí es amable y pacífico. Lo cual no significa que nunca pase nada. Alguna gente necesita liberar tensiones acumuladas durante años, lustros, a veces casi siglos. Y quizás el día resulta demasiado luminoso, o demasiado oscuro, o puede que no haya papel higiénico en el váter (iba a decir "cuarto de baño" ...). O que ya no queda paciencia, qué le vamos a hacer.

Por los pasillos desfila gente con uniformes blancos o verdes, apenas una camisola y un liviano pantalón. Siempre con guantes. Lo que más hay aquí son viejos. Y viejas. No gente de la tercera edad. Viejos. Personas consumidas por el tiempo, vaya. O el paso del tiempo, para ser más exactos.

Es lo que nos espera. Perdón a quien lea estás ácidas letras por esta falta de sensibilidad, pero es que no consigo evitar ese pensamiento cada vez que entro o salgo de aquí. Tendría que dejar de venir para evitarlo, pero como dicen en las pelis americanas, "eso no es una opción".

Cuando me voy, suelo pensar en toda esa "gente guapa" del show-business y la prensa rosa. Y me permito una risita de perro malicioso. Una venganza ruín de pobre sempiterno. Un lastimoso alivio de personaje anónimo y frustrado. Sé que está mal, y que merecería cuatro palabritas por esta pequeña mezquindad, ¿verdad?

Vale. ... Pero pasaos por "el desguace" de cuando en vez. Es tan ...

Mis disculpas.

3 comentarios:

Chicristi dijo...

No me gustaría estar en tu lugar, aunque quién sabe si dentro de no muchos años lo esté (mis padres ya se hacen viejos). Ojalá ellos permanezcan en su casa hasta el final. Entiendo las sensaciones que te causa ese lugar.

Un besico.

Xocas dijo...

Va ... Están mejor allí que en ningún otro sitio. Es un hecho. Pero es cierto que el lugar provoca un montón de sensaciones y pocas son agradables.
Desde luego hay un tremendo contraste entre esa realidad y otra "realidad" bastante ficticia, desde mi punto de vista, que nos rodea por todas partes.

Petonets.

fugaz dijo...

Lo cierto es que esos lugares no son precisamente para ir de excursión, aunque cuando no podemos tomar mejor decisión que depender de "ese hogar" para la gente de la tercera edad....

En fin, es la vida, aunque como bien dices, quien coño decidió llamarlo tercera??? podía ser cuarta o quina, o quien sabe si la misma de siempre pero más lenta, no?