7 de abril de 2009

Invierno



Hubo un tiempo de arroz, lágrima y vino
de relojes parados en la aurora
Hubo un alud de pétalospalabras
un retumbar de vientos en las manos
Una noche de besos que se murieron nunca
y un siempre que murió a las poquitas horas
Luego vino un invierno de rama enmarañada
Y aún así sigo aquí, sumando el tiempo
.

10 comentarios:

Paloma dijo...

Qué preciosidad de poema, Siete!!

ababoll dijo...

o restándolo Quino...

monuzz dijo...

Ese tiempo es el que vale. Y el resto... es tiempo perdido :)

xenevra dijo...

como no tengo palabras, te dejo una imagen: la boca cerrada, muy cerrada; los ojos vidriosos que no se apartan de la pantalla. Releo una y otra vez. No respiro. No quiero que ningún ruído me aparte de este momento.

Felipe Sérvulo dijo...

Un texto 10. Enhorabuena.

MGJuárez dijo...

Hola Xoca. Te devuelvo la "visitilla", y me alegro de ello. Este texto me ha encantado, contiene la esencia de vivencias intensas. Y la fotografía... ¿es tuya? Me gusta ese efecto del árbol que se enreda en la casa, ¿o es en la casa donde nace el árbol y aparentemente precisa salir de ella?

No te preocupes excesivamente por "visitas comprometidas", ya con esta de ahora me has sorprendido y quedo gratamente como lectora.

Un abrazo,
Montse.

Alma Mateos Taborda dijo...

Bello...muy bello. Increíbementye maravilloso. Me encantó . Te sigo. Un abrazo

Rosg dijo...

Donde, cuando, como ... enterrar los besos que nunca murieron y hacer que el siempre de pocas horas
se transforme en nunca olvides .....?

Siempre precioso y lleno de sensibilidad todo lo que escribes.

Musu, bico ....

Tania Alegria dijo...

Distinguido Escritor:

El Consejo Editor de Biblioteca Digital Siglo XXI me ha encomendado la tarea de contactarle.

Para cumplir ese cometido solicito que me informe su dirección de correo electrónico para
taniaalegria.net@gmail.com

Con un saludo cordial y un abrazo amigo.

Tania Alegria
http://sites.google.com/site/sigloxxiliteraturaypoesia/

la_flor_de_loto dijo...

Si ya me había gustado la foto, más lo ha hecho el texto que la acompaña. Me encanta la sensación que provoca esa capacidad de sintetizar algo tan complejo como la intensidad...

Bicos e flores